Hace 40,000 años el homo sapiens moderno entró a Europa.  El continente estaba habitado por homo neanderthalis, especie con la cual convivió por mas de 15,000 años.  No sabemos cual fue la naturaleza del intercambio entre las dos razas humanas, pero los mitos primales de nuestros ancestros pintan un mundo bastante hostil ...

Todas las personas de ancestros europeos tenemos mucho de que enorgullecernos.  Nuestros ancestros sobrevivieron una era glacial en las condiciones mas difíciles posibles, cazando y viviendo de su inteligencia.  Se cree que llevaron al neanderthal a la extinción y a muchas otras especies.  Pero sobrevivió el mas apto, el mas preparado, el ser humano moderno y llevó consigo una constitución sicológica y espiritual peculiar, única, una serie de instintos, conocimientos y tradiciones que le permitieron sobrellevar dificultades incontables.

La historia sicológica de nuestros antepasados, y los recursos que le sirvieron en su proceso evolutivo, están grabados en sus mitos, en sus instintos heredados, en la religión ancestral de los hombres primitivos de Europa conocida como Asatrú.

Las pinturas en las paredes de cuevas europeas dan testimonio de las prácticas chamánicas, de la comunión espiritual entre nuestros ancestros y los espíritus de los animales que cazaba o domesticaba, sus mitos intiman la camaradería y compañía que recibió el hombre primitivo de los lobos, y luego de domesticarlos, de los perros que son aún en el fondo lobos del mismo modo que nosotros somos también, en el fondo, cro-magnons.  Nuestra sintonía con nuestros ancestros es orgánica.  Por los canales de nuestras venas corre la memoria de Odín, de Thor, de Frey y Freya, de la Madre Tierra, de los Ancestros, de los Gigantes de Hielo ... La resistencia a enfermedades que desarrollaron nuestros antepasados aún es tangible, está grabada en nuestra propia sangre.  Somos ramas de nuestros ancestros.

Todo eso es Asatrú.  En la cultura latinoamericana es bastante visible la religión aborigen de los africanos (santería, palo monte) y de los indígenas (la espiritualidad maya renace ahora que nos acercamos al 2012) pero en cuanto a los europeos, el consenso nos ha convencido que el cristianismo es una religión europea y no lo es.  Su origen es mediterráneo y ajeno a nuestros ancestros, que practicaron espiritualidades sumamente distintas por 39,000 años antes de volverse cristianos.  El Asatrú es la fe aborigen europea y en esta era decadente y de confusión, renace en la cultura para llenar una sed peculiar.

Esta página tiene como propósito propagar el conocimiento de la espiritualidad ancestral europea y presentar el reconstruccionismo odinista del modo runocéntrico que yo lo sigo como runero que soy, enfocado en la sabiduría ancestral, en el Havamal y en el folklor rúnico.  Cálidamente le bienvengo a mi página.

Su anfitrión,

Runero