Las Potencias Europeas

Los Doce Poderosos Æsir—Odín, Thor, Nyord, Frey, Tyr, Heimdal, Bragi, Vidar, Vali, Ulur, Hoenir y Forseti. - Edda
Las Potencias adoradas por los ancestros nórdicos incluyen a los 12 mencionados en las escrituras y a las Aesinyur (Diosas) que incluyen Frigga la Conocedora de los Destinos de los hombres, Freya la Reina del amor y el espiritismo que también es una batalladora, Eir la Médica, Nanna la mujer de Baldur, Idania la Rejuvenecedora, Skadi la gigantesa de las nieves, Síf la mujer de Thor, Ziwa la mujer de Tyr, Vora la que escucha las promesas y juramentos y castiga a la/os esposa/os infieles, Syofna la enamoradora de los hombres y Lofna la que une a los amantes a pesar de los obstáculos.  Yord o Jord es la Madre Tierra.  Otra Asa importante es Thrud, la hija de Thor cuyo nombre significa Fuerza.

De los Doce, se invocan para lo siguiente:

Odín el Alfather, Padre de Todos y Asa de la sabiduría, la guerra, el chamanismo y el intelecto.  Entre sus hijos se hallan Vidar el Silencioso, un Asa de las vastas selvas, Vali el arquero, el elocuente y radiante Baldur y Hermod, el mensajero de los Ases.  Los hijos de los Dioses mayores no son muy visibles o importantes en estos tiempos, pero luego del Ocaso de los Dioses, Rágnarok, la mayoría de ellos van a sobrevivir y ser las deidades dominantes asumiendo roles parecidos a los de sus padres.  Muchos Asatruar entendemos este paradigma y le estamos prestando mas y mas importancia a los Dioses jóvenes.

Thor es el Tronador viril, Dios guerrero del relámpago, pelirrojo protector de Midgard (el plano de la Tierra) y Amigo de los hombres.  Los dos hijos de Thor son Modi y Magni (Valiente y Fuerte).  Fuera de Thor, solo Magni puede levantar el Mjolnir.

Nyord y Frey son Vanir, deidades de la fertilidad y la abundancia.  Frey da paz y placer a los hombres.  Tyr gobierna asuntos legales y trae justicia mientras que Forseti es el reconciliador de los enemigos.  Heimdal es el Guardián de Asgard y Bragi es el Asa de la poesía.  Ulur es el Asa arquero y del esquí, y Hoenir, que es hermano de Odín, le dió la razón y el buen juicio a la raza humana. 

Todos estos Asas y Vanes, al igual que los Ancestros y en particular las Dísir (las Matronas, o Mujeres ancestrales) son reverenciados en la Regla de Asatrú.  También los landvaettir, o espíritus de las tierras donde uno vive con los cuales desarrollamos relaciones simbióticas, sean las plantas del área, los lagos, montes, etc.  Todo esto no es muy distinto a las tradiciones religiosas aborígenes de otros grupos nativos del mundo.

El Horg: el Centro del Culto

El altar Asatrú antiguo era conocido como un Horg.  Consistía en piedras amontonadas en un lugar sagrado, ya sea en el jardín o en una esquina del hogar, o a veces en espacios sagrados de la selva dedicados a deidades específicas y sobre las cuales se derramaban las libaciones y sacrificios (que con frecuencia incluían la sangre de animales sacrificados).  A algunas deidades, como Freya, le eran particularmente agradables estos altares. 

Antes de preparar un Horg, el devoto debe entender que va a realizar un sacrificio especial, entender a que deidad lo va a hacer y que tipo de favor está solicitando de la deidad.  Debe articular esto claramente a la deidad, para que la deidad se muestre auspiciosa a través de todo el proceso.

Para preparar un altar de este tipo, el devoto debe recoger las piedras y consagrarlas, al igual que consagrar el lugar indicado para el Horg por medio de invocar a la deidad o deidades que van a ser atendidos en el Horg.  Se le solicita que descienda sobre las piedras que le están siendo consagradas para recibir sacrificios por medio de ellas y se le explica si el Horg va a ser un altar temporero o si intenta ser un altar permanente, en el cual la deidad va a ser tratada como si viviera en ese lugar.

Las piedras sirven como recipientes para los sacrificios: pueden ser lavadas en agua fresca, para que se refresquen.  Se debe invocar el favor de Jord, la Madre Tierra.  En tiempos antiguos, las piedras se volvían rojas al recibir la sangre de animales sacrificados y esa sangre era rociada sobre todos los devotos para que fueran bendecidos pero hoy casi nadie realiza esos sacrificios.  En lugar de sacrificios rojos, yo recomiendo un sacrificio verde de jugo de yerba de trigo (wheatgrass juice), que es casi idéntico molecularmente a la sangre, posee muchas de las mismas propiedades que la sangre humana pero es la sangre de las plantas.  Lo recomiendo porque contiene un tipo de vitalidad esencial parecido a la sangre.  Esto se consigue extrayendo el jugo de la yerba de trigo, o se puede comprar congelado en forma de cubos de hielo en tiendas de salud.

Los sacrificios apropiados varían según la deidad: invariablemente todos disfrutan de la cerveza y el hidromiel.  Deidades mas calientes, como Thor, disfrutan del ron y del alcohol mas fuerte.  A los Vanir les agradan las ofrendas agriculturales.  A Freya le gustan las flores y la miel, y todo lo que sea dulce.

Los sacrificios para Odín, sin embargo, suelen colgarse de un árbol o de la pared (porque el es el Dios de todo lo que guinda): si se prepara un Horg al lado de un árbol, se puede usar el mismo espacio para las ofrendas de Odín, guindando las suyas de alguna rama.  Los cuernos para beber, frutas y otras ofrendas pueden colocarse en alguna rama.

El Blót y el Sumbel

El Blót es la palabra que se usa para el sacrificio a los Dioses.  Antiguamente, consistía en ofrendas de animales, hidromiel y cerveza pero actualmente incluye tradicionalmente comidas y bebidas.  Durante el Blót, se saludan a los Ases y Vanes, a los Elfos y a los Ancestros levantando un cuerno consagrado en su honor, del mismo modo que se hacen brindis durante las bodas, y bebiendo parte de la hidromiel o cerveza para luego echar el resto a la Tierra como libación.  Si se tiene un Horg, se pueden echar las libaciones en el mismo.

Una ceremonia mas simple es el Sumbel, que es básicamente un brindis en honor a los Antepasados y Dioses de uno.

El Bautizo Asatrú

El decimotercero sé, si al nuevo guerrero
echarle las aguas debo,
no caerá él si a la guerra fuere,
lo respetan a él las espadas.

- Havamal, Estanza 158


Este rito de pasaje es la iniciación propia a la religión.  En la antigüedad se llevaba a cabo un bautizo heathen de un infante, pero en tiempos modernos todo el que se convierte formalmente a la religión debería en mi opinión pasar por este bautizo que incluye una lectura de runas con invocación a las Nornas y un nombramiento y presentación ante la comunidad: de este modo renace espiritualmente un nuevo descendiente de los ancestros europeos.

Ya que sirve de iniciación, el bautizo es similar al de un infante excepto que para un adulto que se convierte, requiere que abandone lazos con todas sus religiones y creencias previas y que le declare el Troth (la fidelidad, la lealtad) a los Dioses del kindred particular, o a los Ases y Vanes en general.

Para entender mas a fondo la utilidad del bautizo hay que considerar que Odín lo asocia con la decimotercera runa: Eihwaz, asociada con el árbol cósmico (Yggdrasil) y cuya apariencia es de un eje con sus raíces firmes abajo (en el mundo de los Ancestros) y arriba (en el mundo de los Dioses).  Eihwaz es una runa de estabilidad pero también de protección, de firmeza.  Esta runa alínea a la persona con su pasado y su futuro: están sus pies firmes en sus antepasados (porque nos paramos sobre los hombros de los que vinieron antes) y firmes en sus Dioses (que representan nuestra evolución, nuestro destino, aquello hacia lo cual nos dirigimos), la persona sabe quien es y conoce y es conocida por sus protecciones espirituales en todos los mundos.  Reconoce su cuadro espiritual y tiene una identidad espiritual clara con respecto a ellos.  El bautizado pasa a caer bajo la protección de los Ancestros y Dioses del kindred al que jura lealtad, además de los suyos personales.